Bronceado saludable Dermocosmética Fotoprotección Piel

Protector solar ¿sabes interpretar su etiqueta?

¿Necesitas comprar un protector solar? Con la llegada del buen tiempo te das cuenta de que sí pero, una vez delante del expositor en la farmacia, hay mucha información en las etiquetas que puede confundirte. ¡Pregúntanos e intentaremos resolverlas!

Desde el mostrador, vemos los daños en la piel que año tras año provocan cremas compradas en establecimientos sin reconocimiento sanitario (en España, la incidencia de melanoma aumenta un 10% cada año). Por ello, os recomendamos elegir bien la crema que pretende protegeros del sol. No debería premiar el precio sobre la calidad.

Recuerda: Los productos del canal farmacia siempre cumplen la estricta normativa cosmética y cada propiedad de su etiquetado se avala con estudios dermatológicos.

Lo primero es saber que, a la hora de elegir un protector solar nos deben preocupar 3 tipos de radiaciones solares:

  1. UVB: De poca penetración en la piel. Son las responsables del verdadero bronceado, pero también del eritema o enrojecimiento y de las quemaduras solares. Su intensidad depende de la época del año (más extrema en verano), la latitud/altitud (en montaña más que a nivel del mar) y la hora (se concentran de 11-17h)
  2. UVA:  El UV-A es el responsable del bronceado directo sin pasar por el eritema, de ahí que sea utilizado en las lámparas para bronceado presentes en muchos gimnasios y salones de estética. Sin embargo, entre sus efectos negativos figura ser el máximo responsable del fotoenvejecimiento de la piel: de la elastosis (degeneración de fibras elásticas de la piel) y de la queratosis (engrosamiento de la epidermis o capa superior de la piel). A ellas estamos expuestas durante todo el año y están presentes desde que amanece hasta que anochece por lo que tienen un mayor efecto acumulativo.
  3. IR-A: Son las radiaciones infrarrojo-A responsables del efecto calorífico, penetran hasta la capa más profunda de la piel y atacan a las mitocondrias. Eso aumenta la formación de radicales libres y  causan un envejecimiento prematuro ( arrugas profundas, flacidez, descolgamiento…)

Entonces, ¿de qué nos protege el número junto al FPS?

El FPS (factor de protección solar en castellano) o SPF (de sus siglas en inglés sunscreen protection factor) nos informa de la protección frente a la radiación UVB. Ésta se indica con un número (15,20,30,50+…) y nos indica el número de veces que el fotoprotector aumenta la capacidad de defensa de tu piel frente al eritema previo a la quemadura. Cada fototipo de piel tiene un tiempo frente a la quemadura.

¡Ojo! Esto se cumpliría con exactitud si la cantidad de crema solar que extendieramos sobre la piel fuera unas 6 cucharillas de café, es decir 30ml de producto por aplicación, algo que nunca hacemos, con lo cual la fotoprotección alcanzada siempre queda por debajo de la indicada en el envase.

Un error común es pensar que, como un FPS30 protege el doble de tiempo frente a la quemadura que un FPS15, esa proporción se mantiene y los FPS90 comercializados al estar cerca del 100 son casi “protectores totales”. No existe ninguna crema solar con eficacia 100%. Los laboratorios, para intentar conseguir una protección algo mayor, formulan combinaciones de filtros químicos (absorben radiaciones solares) y físicos (repelen radiaciones actuando de barrera). Los filtros físicos serían el equivalente a poner “una capa de cemento” sobre nuestra piel. 

Lo que es cierto es que un FPS90 protege “un poquito más” (aumenta en torno a un 4% la filtración solar) que uno de FPS 50+. Para mí como consumidor, ahí entra la elección por precio, si apenas existe diferencia elegiría el FPS90, pero si el precio es desorbitado respecto a un FPS50+ un 4% para mi no lo justifica.

Protector solar. 4 rangos de fotoprotección UVB

Para facilitar la tarea de elegir un factor de protección solar, la normativa europea ha creado 4 rangos claros de fotoprotección:

FACTOR PROTECCION SOLAR

¿Y la radiación UVA? ¿Cómo se su protección?

La protección frente a las radiaciones UVA viene indicado en el envase con las siglas PPD o IPD. No todos los fotoprotectores ofrecen protección frente a este tipo de radiación.

spf 50+ uva
Símbolo UVA

Se recomienda que el índice de filtración solar UV-A sea al menos 1/3 del FPS indicado para UV-B. Si esto se cumple encontraremos en el envase el siguiente símbolo que nos proporciona una garantía de seguridad y eficacia frente a ambas radiaciones.

¿Cuando es esencial fijarse en la cobertura frente a UV-A? En las cabinas de bronceado o rayos UVA de gimnasios o centros de estética. Estad atentos a nuestras próximas publicaciones ya que hablaremos de ellas.

¿Todos los protectores solares protegen frente a IR-A causante del envejecimiento prematuro (arrugas, flacidez y descolgamiento)?

No. Para proteger frente IR-A debe contener agentes antioxidantes en concentración adecuada para que sean capaces de alcanzar la mitocondria y evitar la producción de radicales libres. Fíjate en símbolos como éste de Heliocare 360º IFC –>

¿ Tienen caducidad los protectores solares ?

Caducidad 12 meses desde apertura

El símbolo redondeado nos indica la vida de ese producto una vez abierto. Es importante la coletilla “una vez abierto”, ya que es cuando el producto empieza -por el contacto con el aire- a perder sus cualidades. Por tanto, no es una caducidad al uso. El fabricante garantiza que, durante 12 meses, el producto mantiene las propiedades de su etiqueta. Siempre que éste se haya conservado en buenas condiciones.

¿Usar o desechar las cremas solares del año pasado?

Entonces viene el dilema de, ¿usar o no usar el protector del año pasado? Dejamos a cada uno la responsabilidad tomar la decisión. En principio, una crema solar es un producto cosmético sometido a condiciones de temperaturas extremas (los 40 grados de la playa dentro de la bolsa o del coche no se los quita nadie durante varios meses). Abierto y cerrado muchas veces durante el verano, almacenado después en casa…

Yo prefiero -sabiendo como afecta el sol a nuestra piel- desechar los restos y renovar cada año mis cremas. Seamos realistas, después del verano en zona de costa, si repetimos la aplicación cada 2 horas y salimos a la calle a diario…mucha crema no debería de sobrarnos.

Si sois de los que preferís terminar los botes del año pasado, aseguraos que mantienen sus propiedades organolépticas: no está separado en fases agua/aceite, no presenta mal olor ni color…

Fotoprotector infantil: Resistente al agua o muy resistente

Por último recordaros el significado de 2 frases claves en la elección del fotoprotector infantil:

  • Los protectores “ water resistant” o “resistente al agua” siguen protegiendo tras 40 minutos de inmersión en el agua.
  • Los “waterproof” o “ muy resistentes” no la pierden hasta después de 80 minutos (yo prefiero esta para los niños)
  • Aquí no se tienen en cuenta factores como la sudoración, el secado con la toalla…por lo que no olvidéis reaplicar la crema solar después de un baño prolongado.

¡Disfruta de los efectos beneficiosos que tiene el sol! Sin olvidarte de:

  • cuidar tu piel durante y tras la exposición al sol con un producto adecuado para reparar el daño solar . Cualquier crema hidratante no sirve, al no estar formulada para seguir exponiéndote al sol. Busca en el etiquetado “Aftersun”,
  • evitar la exposición solar en las horas más perjudiciales (12 a 16h),
  • reaplicar la crema solar cada 2 horas y después de cada baño,
  • protegerte sobre todo en los días nublados y,
  • elige un buen fotoprotector.

Si tienes dudas contacta con nosotros

3 comments on “Protector solar ¿sabes interpretar su etiqueta?

  1. Pingback: Fototipo de piel, te ayudamos a reconocerlo| FCIA BULEVAR DEL PLA

  2. Pingback: Rayos UVA y bronceado artificial. Lo que debes saber | FARMACIA

  3. Pingback: Viaje a la nieve : tu compra previa en la farmacia | BULEVAR DEL PLA

Deja un comentario, tu opinión nos importa

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: