Gripe Resfriados Sin categoría

Consejos contra la GRIPE y el RESFRIADO

¿Qué es un resfriado o una gripe?

Ambas enfermedades son infecciones del tracto respiratorio. En personas sanas son leves y auto-limitantes durante unos cuantos días. Sin embargo, en ciertos grupos de población como niños pequeños, embarazadas, ancianos y personas con otras enfermedades crónicas (cardíacas, pulmonares, renales, hepáticas, inmunodeprimidos por SIDA o quimioterapia) puede complicarse y requerir atención médica hospitalaria.

¿ Qué lo causa ?

En ambos casos su origen es vírico, siendo el rinovirus el más frecuente en resfriados y el virus influenza en el caso de la gripe. 

¿Qué es exactamente un virus? ¿Es lo mismo que una bacteria?

No son lo mismo ni se tratan igual. Es por ello, que no nos cansamos de repetir que ni gripes ni resfriados se tratan con antibióticos salvo prescripción médica.

“Pero si yo se lo que tengo, si siempre que voy al médico me manda un antibiótico”.

Cuando el médico prescribe un antibiótico -remedio que mata bacterias- no es por la gripe o el resfriado en sí (que hemos dicho que es de origen vírico), sino porque si da la casualidad que entramos en contacto con alguna bacteria y en ese momento nuestro sistema inmune esta comprometido “luchando” una guerra contra ese virus, la bacteria puede tener más facilidades para colonizarnos.

La clave es la prevención

La forma más eficaz de prevenir la gripe es la vacunación. Hay vacunas seguras y eficaces que se vienen utilizando desde hace más de 60 años. 

Los expertos recomiendan la vacunación de:

  • embarazadas en cualquier fase de la gestación;
  • niños de 6 meses a 5 años;
  • mayores de 65 años;
  • pacientes con enfermedades médicas crónicas;
  • profesionales sanitarios.

La vacunación es especialmente importante en personas con alto riesgo y en quienes las atienden o viven con ellas.

Si se sabe que la causa de gripe es un virus, ¿porqué las vacunas son diferentes cada año y a veces funcionan y otras veces no?

La inmunidad de origen vacunal se atenúa con el tiempo, por lo que se recomienda la vacunación anual. Las más utilizadas en el mundo son las vacunas inyectables con virus inactivados.

Imaginemos un virus vestido con ropa de calle. Su manera de defenderse de los ataques externos -como el ataque de nuestro sistema inmune- es ir cambiando de “disfraz”. Eso lo hace menos reconocible y le ayuda a permanecer más tiempo en el ambiente. 

Con tanto cambio de “disfraz” ¿Cómo se planean las vacunas anuales? 
Por la naturaleza cambiante de los virus gripales se hace un seguimiento continuo de los virus gripales circulantes en la población humana y actualizan la composición de las vacunas 2 veces al año.

Para que la vacuna que nos inyectan cada año sea muy efectiva y despierte a nuestro sistema inmune tras la inyección, debe coincidir que los virus circulantes en el ambiente no hayan mutado mucho (cambiado de disfraz muchas veces) y se parezca al que pusieron en la vacuna. 

El éxito de la vacuna antigripal anual:

  • En los adultos sanos se pretende proteger con la vacunación antigripal, incluso cuando los virus circulantes no coinciden exactamente con los virus vacunales. Digamos que “espabila” a tu sistema inmune.
  • En los ancianos la vacunación puede ser menos eficaz para prevenir la enfermedad, pero reduce la gravedad de la enfermedad y la incidencia de complicaciones y muertes. 

¿Cuáles son los síntomas?

¿ Qué medidas higiénicas debo tomar para evitar contagiar a mi entorno?

¡Se contagia muy fácilmente en entornos como escuelas o residencias de ancianos!. El virus se transmite por el aire y por contacto directo con personas enfermas. Errores muy comunes son estornudar o toser sin taparse la boca con un pañuelo desechable. Ese gesto dispersa gotitas infecciosas con el virus a distancias de hasta 1 metro, que al ser inspiradas pueden contagiar a personas cercanas. Otro error común es no lavarse las manos y tocarse después nariz, ojos o boca.

El periodo de incubación (tiempo transcurrido desde que te infectas hasta que enfermas) es entre 1 y 4 días.

Consejos para evitar gripes y resfriados

  • Evita el contacto cercano con personas resfriadas
  • Lava frecuentemente tus manos con agua caliente y jabón. Son muy útiles los pequeños geles hidroalcohólicos para desinfectar.
  • Evita tocar tus ojos, nariz o boca
  • Usa pañuelos desechables
  • Tapa tu boca al toser o estornudar para no contagiar a otros
  • Ayuda a tu sistema inmunitario con suficientes horas de sueño, consumiendo frutas y verduras, y añade un suplemento con zinc, vitamina C y/o especial defensas.
  • Toma líquidos en abundancia para fluidificar el moco de tus vías respiratorias (zumos, infusiones, caldos…)

0 comments on “Consejos contra la GRIPE y el RESFRIADO

Deja un comentario, tu opinión nos importa

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: